null: nullpx
Season 2015/2016

Sinsabores y esperanza nos deja la primera ronda de Copa América Centenario

Esto nos dejó los primeros ocho partidos de la Copa América Centenario
7 Jun 2016 – 1:35 AM EDT


De los brazos al cielo de Cristian Zapata hasta el llanto de Ángel di María; la leyenda de Rafael Márquez que no se detiene hasta la histórica victoria de Panamá encabezada por un veterano como Blas Pérez. La Copa América Centenario con sus chispazos y anécdotas cerró la primera fase de la ronda de grupos.

El torneo empezó en tercera velocidad, lento pero en movimento. Pocas sorpresas hasta el momento en una Copa que debe calentar mucho más y en la cual deben haber muchas mejoras, comenzando por los imperdonables fallos de una organización que se juega la credibilidad para ser elegida como la próxima sede de la Copa del Mundo de 2026.

La Copa América dejó el 'Cono Sur'. Entre alambrados con púas y bancos de madera, la pasión desbordante y hermosa con la que se vive el juego en Sudamérica se encontró con hot-dogs y hamburguesas a unos metros de los torniquetes de ingreso a estadios que en su mayoría son de fútbol americano o béisbol.

Falta color y gradas llenas. Necesitamos mayores emociones y mejores goles. Pero en este tipo de torneos normalmente se va de menos a más, los equipos siempre se cuidan en la primera fecha y se desatan conforme las necesidades de resultados se van presentando.

Gusto la pasión colombiana, el amor propio de Haití, el buen fútbol de México y hasta la garra uruguaya; Panamá nos confirma que con el bajón futbolístico de Chile puede ser el 'Caballo Negro' del grupo D y que Argentina es el candidato número uno al título.

A Brasil se le vienen los fantasmas de la inquietante dependencia de Neymar mientras que a Jürgen Klinsmann le urge una buena dosis de credibilidad con los Estados Unidos. Mismo caso de Costa Rica y Jamaica, dos selecciones que tienen que enseñar que la CONCACAF es necesaria para unificar un torneo continental y darle un alza de nivel.

A la Copa le salen héroes, pero necesita estrellas. Las lesiones nunca son afortunadas, y mucho menos si se trata de los mejores jugadores del continente. A Colombia le faltará James; necesitamos a Luis Suárez, el mejor 'killer' del mundo, y por supuesto, el continente quiere ver a Lionel Messi.

El combo de partidos que se viene definirá en gran medida a los clasificados a la ronda de cuartos de final. Quienes ganaron en esta primera ronda están cada vez más cerca, y los que perdieron, tal y como lo dio a entener Óscar Washington Tabárez, tienen aún muchos chances de ser campeones.

Aún estamos en una fase temprana. Catorce goles marcados es un pobre rendimiento para ocho partidos que se jugaron. Las entradas a la grada son un pobre balance para el recuerdo y la historia de la Copa; y una organización jamás podrá tener tres errores en detalles prioritarios como los símbolos patrios de los equipos participantes. Aún así, la esperanza no muere y no acaba con un torneo que desde que se anunció, nos ilusionó por ver al fin, una América que se une con sus conflictos alrededor de una pelota y una portería.

RELACIONADOS:Season 2015/2016ColombiaEstados UnidosChileArgentina

Más contenido de tu interés