null: nullpx

Se busca nuevo Sócrates: la ideología de Juninho Pernambucano

La polarización de Brasil tocó al fútbol mostrando a una sociedad dividida entre quienes apoyan al presidente Bolsonaro y quienes defienden a Lula.
16 Ene 2019 – 1:24 PM EST

Si bien el mítico mediocampista Sócrates simbolizó las luchas democráticas del país más grande de Latinoamérica por dejar atrás su pasado dictatorial durante los ochenta, la democracia brasileña hoy vive amenazada por el regreso a las políticas de mano dura y puño de hierro. Se busca nuevo Sócrates.

Una narrativa de la crisis de Brasil es que los casi 30 años de democracia no pudieron erradicar la violencia característica de los centros económicos como Sao Paulo y Río, ni con la corrupción en el centro político de Brasilia. Operação Lava Jato, la investigación sobre desvío de recursos en la compañía petrolera estatal PetroBras acabó con el expresidente Luiz Inácio da Silva encarcelado en una prisión de Curitiba.

Al descenso de Lula siguió el ascenso de Jair Bolsonaro a la presidencia prometiendo en campaña que Lula literalmente "se pudriría en la cárcel" para intimidar y amedrentar a otros corruptos. Pese a que Bolsonaro fue visto como el candidato del Brasil blanco, sureño y burgués, varios futbolistas afro-descendientes como Felipe Melo, Rivaldo y Ronaldinho lo apoyaron en su camino al poder.

"Yo me altero cuando veo a un jugador o a un exjugador apoyar a la derecha. Nosotros somos los de abajo, fuimos criados con las masas. ¿Cómo nos vamos a cambiar de bando? ¿Apoyarás a Bolsonaro, mi hermano?"

Estas palabras pertenecen a Juninho Pernambucano, quien como futbolista presumió una poderosa pierna derecha con la cual metió más de 70 goles de tiro libre directo. Defendió la 'Verdeamarelha' en más de 40 ocasiones y, si no logró sobresalir con el pentacampeón mundial, fue porque Rivaldo y Ronaldinho precisamente estuvieron por delante suyo. Mas a diferencia de este par, el oriundo del estado de Pernambuco, nordeste de Brasil, no apoya a Bolsonaro:

"Nunca me involucré con ningún político, nunca hice campaña para nadie. Solo estuve con Lula en 2004, cuando estaba concentrado con la selección. Y lo admiro mucho. Nadie logrará tapar lo que hizo por este país. Lula es un señor de 72 años que está siendo masacrado. ¿Por qué la gente odia a Lula? O más bien aquello que odian de él es su apariencia, su origen, su acento, su historia y su popularidad."

Pernambucano reveló su simpatía por Da Silva, quien gobernó de 2002 a 2010 tras su tercer intento como candidato presidencial por el Partido dos Trabalhadores favoreciendo a los habitantes del norte empobrecido, en entrevista con El País de España. A partir de ese momento, el ex del Olympique Lyonnais, New York Red Bulls, Sport Recife y Vasco da Gama tuitea lo que piensa sin pelos en la lengua.


Abogando por liberar a Lula, hizo suya la crítica contra el decreto de Bolsonaro que facilita la portación de armas de fuego entre la población civil. "No podemos negar el derecho a la legítima defensa" dijo el presidente desde Brasilia.

Pero Pernambucano ahora dispara críticas contra el hoy presidente como en su momento disparó tiros libres en las canchas. "Muchos brasileños ignoran que hubo torturados y asesinados durante la dictadura". La misma dictadura que Sócrates combatió pacífica, pero valientemente, usando al fútbol para pedir elecciones libres. Si la ideología de Sócrates abogó por el derecho a la autodeterminación popular, la ideología de Juninho aboga por defender la democracia contra la sombra del puño de hierro.

Ya no se busca nuevo Sócrates.

RELACIONADOS:Fútbol

Más contenido de tu interés