null: nullpx

Racismo en el fútbol europeo: Guardado sufrió de un mal que golpea al deporte

El mexicano fue llamado sudaca a manera de insulto por parte de un rival del Eibar y se une a la lista de ataques de este tipo.
9 Abr 2018 – 12:20 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
1/15
Comparte
Andrés Guardado fue llamado sudaca por un rival de Eibar como forma de insulto racista, algo que en el Viejo Continente se ha convertido en una de las grandes amenazas para el deporte. Crédito: AP
2/15
Comparte
El camerunés Samuel Eto'o también sufrió agresiones en la Liga de España, aunque fue por parte del público de Zaragoza. Cada vez que tomaba el balón, en La Romareda hacían sonidos de simio. Crédito: Getty Images
3/15
Comparte
El vergonzoso hecho se presentó en el partido de la temporada 2005-2006 y generó gran indignación. El jugador incluso amenazó con abandonar el terreno. Crédito: Getty Images
4/15
Comparte
El castigo se dio en la cancha con el triunfo de visitante del Barcelona 0-2 contra el equipo que tuvo un sector muy racista. Crédito: Getty Images
5/15
Comparte

Años después, otro jugador del Barcelona fue víctima de racismo. En 2014, a Dani Alves le lanzaron un plátano desde la tribuna del Villarreal en un partido de Liga de España. Getty Images…

6/15
Comparte
El brasileño reaccionó tomando la fruta, en la que hacían referencia a que es un mono, y la mordió. Barcelona volvió a castigar ese racismo con triunfo 3-2 de visitante. Crédito: Getty Images
7/15
Comparte
El gesto de lanzar plátanos para hacer ver a alguien de raza negra como un simio no es exclusivo de España y en un partido entre Atalanta y Milán sucedió algo similar. Crédito: Getty Images
8/15
Comparte

Algunos jugadores reaccionaron de inmediato con el público pidiendo respeto en medio de la competencia. Getty Images

9/15
Comparte

Sin embargo, esas agresiones son una expresa muestra de odio. Por esa razón, la UEFA y la FIFA ahora emiten sanciones muy fuertes para evitar que se repitan. Getty Images

10/15
Comparte
Y es que incluso, el racismo aparece como manera de recriminación de los hinchas a los jugadores de su propio equipo, como sucedió en la Eurocopa de 2012 en Inglaterra. Crédito: Getty Images
11/15
Comparte
Ashley Young y Ashley Cole erraron en la tanda de penaltis de cuartos de final contra Italia, lo que al final costó la eliminación. En redes fueron duramente insultados a través del racismo. Crédito: Getty Images
12/15
Comparte
A pesar del odio racista, los jugadores recibieron el respaldo y apoyo de sus compañeros. Crédito: Getty Images
13/15
Comparte
Otro momento muy penoso en la cancha sucedió cuando el uruguayo Luis Suárez tuvo gestos racistas contra el francés Patrick Evra en 2012 al advertirle que lo golpeaba porque era negro. Crédito: Getty Images
14/15
Comparte
Eso generó una sanción de 40 mil libras esterlinas y ocho juegos para el jugador, que después incluso en un partido Liverpool contra Manchester United se negó a darle el saludo al francés. Crédito: Getty Images
15/15
Comparte
Aún así, las asperezas se fueron limando con el tiempo, el respeto creció y eso cerró las brechas del racismo, aquellas que Europa aún mantiene en las cancha y que espera erradicar. Crédito: Getty Images
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés