null: nullpx

Nunca más volvieron a brillar: 'One-hit Wonders' del fútbol

Son las historias de jugadores cuyo brillo fugaz cegó al mundo entero y después se extinguió para siempre.
30 Abr 2017 – 02:11 PM EDT
Reacciona
Comparte
1/22
Comparte
Lograron hazañas para la posteridad, pero fueron incapaces de repetirlas y eventualmente sufrieron los estragos del olvido. Crédito: Getty Images.
2/22
Comparte
Con 18 años, Michael Owen metió uno de los goles más bellos de los mundiales en Francia 1998. Ganó el Balón de Oro en el 2001 jugando para el Liverpool, pero su carrera comenzó a diluirse tanto que acabó retirado en el Manchester United sin polémica de por medio. Crédito: Getty Images.
3/22
Comparte
Gaizka Mendieta era el mejor jugador de un Valencia dos veces finalista de Champions League: en el 2000 perdió contra el Real Madrid y en el 2001 contra el Bayern Múnich. Pasó sin pena ni gloria por el Barcelona. Getty Images.
4/22
Comparte
Con sus goles, El Hadji Diouf llevó a Senegal a los cuartos de final de la Copa del Mundo 2002. Ese mismo año fichó por el Liverpool y resultó electo jugador africano del año. Pero no dio más y comenzó a vagar en la segunda división de Inglaterra hasta su retiro en 2015 en el balompié de Malasia. Crédito: Getty Images.
5/22
Comparte
En una selección de República Checa que jugaba de un modo sublime, Milán Baros resultó campeón goleador de la Eurocopa 2004. Ganó la Champions con el Liverpool en Estambul en 2005, pero al poco tiempo su carrera sufrió un grave descenso. Hoy juega en el Slovan Liberec. Getty Images.
6/22
Comparte
En esa Eurocopa 2004, Angelos Charisteas metió goles para Grecia contra España, Francia y en la final ante Portugal. Él ocasionó la célebre imagen de Cristiano Ronaldo desconsolado como niño. Jugó en el Ajax y en el Feyenoord de Holanda. Crédito: Getty Images.
7/22
Comparte
El drama de la carrera del goleador brasileño Adriano Leite merece ser contado en una historia aparte: 'Apogeo y Decadencia del Emperador'. Getty Images.
8/22
Comparte
Los culés aún recuerdan el gol de último minuto del argentino Maxi López con el Barcelona contra el Chelsea en la Champions 2004-2005. Después, su carrera fue más notoria por sus problemas personales con Mauro Icardi. Crédito: Getty Images.
9/22
Comparte
Alguna vez catalogado como el heredero de Hernán Crespo, Luciano Figueroa fue convocado a la Albiceleste por Marcelo Bielsa y por Néstor Pékerman. Su último club fue el Johor Darul Takzim de Malasia. Crédito: Getty Images.
10/22
Comparte
Sin Fabio Grosso, Italia no hubiera ganado el Mundial 2006. Un gol suyo en tiempos extras sirvió para eliminar a Alemania en Dortmund y además metió su cobro penal en la final contra Francia en Berlín. Se retiró en la Juventus en el 2012, pero su carrera nunca despegó. Getty Images.
11/22
Comparte
El caso de Nery Castillo también merece una historia aparte: 'El ocaso de la estrella que México esperaba y que nadie sabe cómo se apagó'. Getty Images.
12/22
Comparte
Andrey Arshavin se colapsó justo después de alcanzar su clímax: ganó ligas en Rusia y la Copa Uefa con el Zenit, llegó a las semifinales de la Eurocopa 2008 eliminando a Holanda con su selección. Incluso le metió cuatro goles al Liverpool en Anfield con el Arsenal. ¿Qué le pasó a su carrera? Getty Images.
13/22
Comparte
El brillo fugaz del argentino Damián Manso bastó para que Liga Deportiva Universitaria de Quito se convirtiera en el primer equipo ecuatoriano campeón de la Libertadores. Pasó por la Liga MX sin pena ni gloria, fue a Medio Oriente y regresó a la Argentina donde sigue jugando para Chacarita Juniors. Crédito: Getty Images.
14/22
Comparte
El goleador marroquí Maroune Chamakh ayudó al título del Burdeos de Laurent Blanc en Francia en 2009. Arsene Wenger lo llevó a la Premier League donde fue quedándose en el olvido. Getty Images.
15/22
Comparte
Omar 'La Pina' Arellano era experto en golear al América jugando para Chivas de Guadalajara. Llegó al 'Tri' en el 2009 pero las lesiones acabaron con su carrera en primera división. Hoy juega en Tampico Madero. Crédito: Getty Images.
16/22
Comparte
El goleador español Dani Güiza formó parte de la escuadra campeona de la Euro 2008 e incluso anotó dos goles ante Grecia y ante Rusia en las semifinales. Jugó en el Cerro Porteño de Paraguay. Ahora está en el Cádiz de segunda. Crédito: Getty Images.
17/22
Comparte
Tras ser elegido mejor jugador de la Bundesliga en 2011, el turco Nuri Sahin fichó por seis temporadas con el Real Madrid. En el Bernabéu sufrió un retroceso de juego y acabó cedido en el Liverpool, donde tampoco hizo nada. Hoy está de vuelta en el banquillo de suplentes del Borussia Dortmund. Getty Images.
18/22
Comparte
De jugar en el Rayo Vallecano de 'Paco' Jémez, Michu experimentó un ascenso meteórico con el Swansea en la Premier League anotando 22 goles en su primera temporada. Jugó un año en el Napoli y después acabó en el Langreo y en el Oviedo de tercera y segunda división de España. Crédito: Getty Images.
19/22
Comparte
Tras romperla con sus goles en Portugal, el colombiano Jackson Martínez fichó por más de 35 millones de dólares con el Atlético de Madrid, pero no duró ni seis meses en España. Se marchó a China, vendido por su representante Jorge Mendes. Getty Images.
20/22
Comparte
Jugando para la Roma, el defensor marroquí Mehdi Benatia despertó el interés del Barcelona, del Real Madrid y del Chelsea. El Bayern de Guardiola lo fichó por más de 25 millones, pero ahora está prestado en la Juventus, donde tiene difícil jugar con Bonucci, Barzagli y Chiellini delante de él. Crédito: Getty Images.
21/22
Comparte
La rara enfermedad que apartó a Mario Götze de los campos también merece una historia aparte: ' Luchando por salvar su carrera'. Getty Images.
22/22
Comparte
El adolescente portugués Renato Sanches le costó al Bayern Múnich alrededor de 35 millones de dólares y solamente ha jugado 16 partidos de Bundesliga. En otras palabras, cada partido de Sanches cuesta dos millones. Crédito: Getty Images.
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Fútbol
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés