Bélgica

    Bélgica y su 'generación dorada' se despiden del Mundial Qatar 2022 al empatar con Croacia

    Lukaku se cansa de fallar y capitaliza fracaso de los 'Diablos Rojos' en la Copa del Mundo.

    whatsappLogoOutline
    facebookLogoOutline
    twitterLogoOutline
    envelopeOutline

    Por:
    Fernando Vázquez.

    Cuando en Brasil 2014 se dio a conocer la lista de 23 elementos de Bélgica, el mundo se sorprendió: una generación dorada, pero que generó poco futbol: un adiós abismal a una serie de elementos que deslumbraban con su nombre, pero que nunca sacaron a relucir el oro.

    Publicidad

    Bélgica dijo adiós no solo al Mundial Qatar 2022 sino también a toda la serie de expectativas generadas alrededor de un conjunto llamado a ganar Copas del Mundo o Euros pero que acabó por decepcionar de una forma tan sobria como la propia realeza de uno de los últimos reinos europeos: un 0-0 ante Croacia que deja el prestigio de los 'Diablos Rojos' por los suelos en el mayor escenario de todos.

    El fuego cruzado acabó por consumir el de por sí complicado vestidor de la escuadra belga o al menos sacudir la cabeza del drector técnico Roberto Martínez: Eden Hazard fue el gran damnificado de ambos preceptos en una pequeña revolución en el 11 iniciar presentado para un duelo que, dado el papel de Marruecos en el Grupo F, representaba prácticamente un duelo de Dieciceisavos de Final en el Estadio Ahmad Bin Ali.

    Trossard y Yannick Carrasco tendrían la lupa encima a la hora de tratar de generar oportunidades ante una Croacia que jugó a la desesperación de su poderoso rival, con nombres deslumbrantes pero tan poco equipo.

    Los dirigidos por Dalic apostaron a un medio campo increíblemente sólido con Brozovic, Modric y Kovacic para 'todologuear' en un partido que parecía más una maratón que una carrera. Martínez dio ingreso en el segundo tiempo a Hazard y Lukaku para tratar de imponer la lógica en un Mundial que ha carecido justamente de ello en muchos partidos.

    Hazard fue un apoyo a De Bruyne... por un par de segundos, antes de que el elemtno del Real Madrid se perdiera en la incertidumbre; a pesar de todo, Bélgica tuvo no solo para ganar sino para golear pero la cabeza y los pies de Romelu Lukaku estuvieron lejos de estar a la altura de las circunstancias.

    Publicidad

    Sí, al igual que en Brasil 2014, Lukaku acabó como el villano perfecto de la tragedia belga, con al menos tres fallas claras en un partido: 12 años después, la 'generación dorada' quedó solo en nombre, lejos de escribir historia, esa que solo tiene tinta de goles y papel de pasto. Croacia avanzó como segundo del Grupo F y Bélgica tendrá su propio infierno, pero ya sin oro.

    US