null: nullpx
Mexico

Raúl Méndez | El Método Martino

Jugar en Europa aseguraba un lugar en la selección nacional hasta la llegada de Martino.
10 Sep 2019 – 4:06 PM EDT

Jugar en Europa o dicho propiamente pertenecer a un club europeo aseguraba un lugar como titular en la selección nacional hasta antes de la llegada de Gerardo Martino a la dirección técnica.

En teoría la calidad que los hizo legionarios marca una diferencia con respecto a los que juegan en Liga MX.

Para la más reciente convocatoria (contra USA y Argentina), el 'Tata' llamó a 31 jugadores de los cuales destacaron los regresos de Héctor Herrera, Jesús Corona, Javier Hernández e Hirving Lozano.

El Tri ganó la Copa Oro sin ellos. En su lugar estuvieron jugadores que respondieron y cuyo papel ahora podría estar en duda, pero Martino cumplió una de sus promesas cuando asumió el puesto de entrenador nacional: incentivar la competencia para aumentar el universo de jugadores a elegir y no depender como sus antecesores de los 'europeos'.

Así, en el partido del viernes pasado contra Estados Unidos el argentino mezcló en el once titular a los que jugaron en el verano y a los que reaparecieron.

El experimento funcionó aunque con algunas reservas obvias. No es la intención en este espacio juzgar el funcionamiento del rival sino enfocarnos en la pretensión del estratega argentino.

Ya no suena tan disparatado que México 'rote' (ejercicio muy común en el futbol actual) y hasta sea capaz de presentar alineaciones diferentes en una doble Fecha FIFA, aunque dependerá del nivel del contrincante, pero el viejo sueño de tener dos jugadores por posición privilegia la competencia y elimina la titularidad garantizada por formar parte de algún club europeo.

Si nos basamos en el análisis por línea con la formación habitual 1-4-3-3 (para que no se enoje San Oswaldo) en la portería sí existe un titular casi indiscutible, se trata de Guillermo Ochoa.

Si con Jesús Corona y Alfredo Talavera en un nivel colosal Ochoa no perdió la titularidad, ahora es menos probable. El sendero está libre hasta Qatar 2022, donde incluso podría ser el marco ideal para el retiro de Memo.

En el resto de la defensa hay opciones para conformar la pareja de centrales, sin embargo, Néstor Araujo, Carlos Salcedo, Héctor Moreno y Diego Reyes no pasan por su mejor momento, siendo los zagueros más aventajados por su experiencia.

Araujo se mantiene en Europa y puede recuperar su nivel, Salcedo necesita consistencia dentro y fuera de la cancha, para Moreno será un reto que el estar en la Liga de las Estrellas de Qatar no baje su rendimiento y de Reyes, cuestionado por sus pocos minutos en Europa y siempre considerado por el entrenador nacional en turno, ya está en México, pero, ¿será titular con Salcedo y Ayala en Tigres?

En el mediocampo, el caso Héctor Herrera inquieta. Volvió después de un largo autoexilio, dio el salto a un grande de Europa, pero todavía no debuta en un zona donde Diego Simeone dispone de su guardia pretoriana de cabecera con Koke y Saúl.

HH tendrá que ser muy paciente y cuando llegue la oportunidad aferrarse al puesto sin errores prácticamente. Contra Estados Unidos, el 'Tata' probó de arranque a HH como único mediocentro, no tuvo éxito hasta que retrasó a Guardado para modificar a un 1-4-2-3-1, y así el Principito apoyó a Herrera.

Adelante volvió a abrirse el debate del 9 entre Raúl Jiménez y Javier Hernández, lo cual sólo beneficia al futbol mexicano: entre más opciones disponibles mejor.

Jiménez está 'on fire' y CH14 tiene una gran oportunidad de recuperar la efectividad en Sevilla con un proyecto deportivo que lo contempla. Hirving Lozano es el crack sin Carlos Vela.

A sus 24 años le espera un futuro promisorio que alimentará a la selección en aras de alcanzar las metas históricas del Tri, como ese quinto partido.

Lo que sí debe tomarse en cuenta es la dificultad de jugar contra rivales no americanos debido al nuevo calendario internacional.

Para crecer se requiere del roce internacional. Tras el Mundial de Rusia no hay fechas disponibles para hacerlo por la creación de las competencias continentales como la Nations League, que cierran prácticamente las fronteras del fútbol.

De septiembre del 2018 a septiembre del 2019, México ha sostenido diecisiete partidos: siete de la Copa Oro y diez amistosos. Nueve contra representativos de Conmebol y ocho de Concacaf.

De ahí que el paso natural sea una Copa América verdadera, que incluya a todo el continente. Simplemente hacer oficial lo que en los hechos está sucediendo.

Nos leemos la próxima semana.


RELACIONADOS:MexicoOpinión Deportes

Más contenido de tu interés