null: nullpx
Argentina

La anécdota de Maradona que los seleccionados del Tri nunca deben olvidar

Al ídolo argentino se le pueden cuestionar muchas cosas, pero jamás el orgullo por representar a su país en una cancha.
21 Mar 2019 – 4:35 PM EDT

Representar a tu país es un orgullo tan grande que no te cabe en el pecho, lo hacemos todo el tiempo cuando estamos en el extranjero, en nuestra comida, nuestra música, nuestros modismos, nuestra palabrotas, nuestra historia, en absolutamente todo… al menos a mí se me infla el pecho cuando digo que soy mexicano.

Ahora, si mezclamos el ser mexicano, más ser elegido entre millones de mexicanos para realizar una actividad en la que eres bueno es casi un sueño y no importa si se es el titular o si formas parte de un grupo, simplemente has sido elegido y en caso de ser requerido quieres participar de la mejor manera.

No sabemos cómo sucedieron las cosas entre Jesús Manuel Coronay Gerardo Martino, si la lesión del jugador es grave, si no quiso ir al Tri, si el club mostró impedimentos para su traslado, pero quiero pensar que no se trata de negarse a representar a México.

A diferencia de lo que sucede hoy, antes no era obligación de los clubes ceder sus jugadores, pero Maradonanunca titubeó cuando debía dejar su club para jugar con Argentina, algo que en su momento le trajo serios problemas.

Los jugadores que militan en Europason privilegiados y representan a los mexicanos de gran forma con su actividad y su comportamiento, pero la máxima representación futbolística está en el Tri; lo malo es que para algunos se ha convertido en una ‘carga’, trasladarse varias horas en avión a algunos ya no les emociona tanto porque es ‘habitual’; otros siguen demostrando que ponerse la verde es sinónimo de orgullo y alegría. Y es ahí donde entra Diego Armando Maradona, un hombre al que se le critican varios temas de su vida personal, pero que es el ejemplo vivo de lo que significa representar a la selección de un país. Maradona es lo que Messi jamás podrá ser, porque vivió momentos difíciles cuando Argentina digería la Guerra de Las Malvinas ante los Ingleses y porque siempre que uso la albiceleste era un auténtico guerrero y así contaba ‘El Diego’ lo que hacía para ir a su Selección...

“El domingo 21 de abril, después de ganarle 3-1 al Inter en el San Paoloen 1985, agarré el micrófono en la conferencia de prensa y, antes de que alguien me preguntara algo, declaré: Yo viajo a la Argentina, pase lo que pase, el domingo 5 de mayo, después del partido contra la Juve. Ni siquiera el presidente Pertini podrá impedirme que viaje, porque él no puede parar los aviones que salen desde Roma…Y empezó el quilombo. A la semana siguiente, el 28, jugamos justamente contra la Roma, en el Olímpico. Empatamos 1 a 1. Y yo volví a la carga después del partido: Quiero que me entiendan; no es mi intención de ninguna manera irme a mi país por las malas, pero estoy desesperado por jugar en la selección y estar a disposición de Bilardo desde el 6 de mayo. Creo tener razones como para que me entiendan, ¿no?”, relata Diego Armando Maradona.

Esa fue una de las acciones que terminaron a la postre obligando a los equipos a ceder a sus jugadores a su respectiva selección. Maradona terminó jugando cinco partidos en 15 días. Tres en Italia y dos con Argentina. Una proeza que involucró miles de kilómetros y cansancio en la necesidad de ponerse la camiseta argentina.

El Tri no debe ser una obligación, sino un orgullo siempre, representar a México en lo que sea es formidable, trátese de las canicas o del deporte más lindo del planeta, ojalá los seleccionados mexicanos lo vivan de esa forma.


RELACIONADOS:ArgentinaDiego MaradonaDiego Maradona

Más contenido de tu interés