null: nullpx
México

El 7-0 de Chile a México, ¿fue un accidente del fútbol o reflejó la realidad de ambas selecciones?

Han pasado más de dos años desde que Chile le propinó a México la peor goleada de su historia durante la Copa América Centenerio.
15 Oct 2018 – 08:24 AM EDT

México y Chile tienen una larga historia de enfrentamientos entre sus selecciones, desde los Juegos Olímpicos de 1928 hasta la Copa América Centenario en 2016, pasando por encuentros decenas de amistosos, tanto en territorio azteca como en andino; sin embargo, la fecha que nadie olvida es la del último encuentro entre estos dos equipo, a causa de la goleada sufrida por el Tricolor ante La Roja.

Con el marcador 7-0, gracias al póker de Eduardo Vargas, doblete de Edson Puch y anotación de Alexis Sánchez, la escuadra mexicana no pudo explicar ni entender, en su totalidad, lo sucedido en la cancha del Levi's Stadium durante los Cuartos de Final de la competencia continental, pero ¿acaso todo se trató de mala suerte o de un accidente?

Si se toman en cuenta las estadísticas, tendríamos que decir que lo sucedido en San Francisco el 19 de junio de 2016 no fue más que una muy mala noche para el combinado azteca, en el cual nada les salió a ellos y todo a los sudamericanos.

Esto debido a que de 29 encuentros entre cada escuadra 14 han sido a favor de México, 4 empates y 11 con resultado favorable para Chile. Siendo el de mayor registro de anotaciones el partido disputado durante la Copa América de 2015, con los andinos como locales, cuando el marcador terminó 3-3 con doblete de Arturo Vidal y gol de Vargas, así como dos tantos de Vuoso y uno de Jiménez.

Anterior a ello, mexicanos y chilenos solo habían tenido un encuentro con más de tres goles de diferencia, marcador común en sus enfrentamientos. Fue durante el primer amistoso que disputaron, en 1952, cuando México cayó 4-0 de visita al país andino.

Por otro lado, si se analiza tanto el proceso como los futbolistas en la cancha, la versión sería distinta, ya que la escandalosa derrota mexicana no habría sido más que el resultado de los contextos con los que llegaban ambas selecciones a la competencia que tuvo lugar en Estados Unidos.

Mientras el Tri arribaba a la justa de Conmebol con el puesto 16 en el Ranking de FIFA, luego de haber ganado en 2015 la Copa Oro, pero tras ser eliminada de la Copa América; La Roja lo hacía en el quinto sitio de la clasificación mundial y como campeón vigente de la competencia, en la que se coronaría bicampeón.

Aunado a esto se encontraba la experiencia de sus jugadores en las mejores liga de Europa, mientras que los dirigidos por Juan Carlos Osorio tuvieron en la cancha a 9 jugadores ( Corona, Hernández, Layún, Guardado, Herrera, Ochoa, Moreno, Reyes y Jiménez) militantes en el 'Viejo Continente' de los 14 que disputaron el juego.

En tanto que los de Juan Antonio Pizzi solo sumaban 7, de los cuales 4 (Bravo, Medel, Vidal y Sánchez) eran titulares en los equipos más importantes: Barcelona, Inter de Milan, Bayern Munich y Arsenal; situación que solo los mexicanos del Bayern Leverkusen, el Porto y del PSV podían presumir.

Es decir, si bien México tenía cantidad pero no un cuadro que supiera jugar junto; mientras que Chile tuvo calidad y capacidad de reacción, así lo hizo evidente en el marcador que en el primer tiempo recibió dos goles, para en la parte complementaria aniquilar al rival con cinco goles más.

RELACIONADOS:MéxicoFútbolChile

Más contenido de tu interés