null: nullpx

No es la primera vez que los árbitros detienen el fútbol mexicano

En la campaña 78-79, los de negro pararon la jornada 37 por una cuestión política al interior de la FMF.
12 Mar 2017 – 7:40 PM EST

Por Omar Carrillo

Pese a lo extraño del caso, no es la primera vez que los árbitros detienen la actividad del fútbol mexicano. En la campaña 78-79, en la jornada 37, también lo hicieron.

Ocurrió luego de una serie de turbulentos acontecimientos ocurridos en la cúpula de la Federación Mexicana de Fútbol.

Guillermo Aguilar Álvarez fue destituido como presidente de la institución y Javier Arriaga, presentó su renuncia a la Comisión de Árbitros.


Esto ante la consideración de que Aguilar Álvarez había violado un acuerdo de no jugar la fecha 36, en protesta a las presiones que el Insitituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) hacía en contra de varios equipos que tenían adeudos con dicha institución.

Aguilar Álvarez habló directamente con el director del IMSS, Asenio Farell, y consiguió que se suspendieran los ejecutorios de los clubes señalados, pero aquello fue visto como un desacato por los presidentes de los equipos. En lugar de Aguilar quedó Jesús Reynoso.

En respuesta, los de negro, decretaron el 15 de mayo de 1979 un paro de labores y lo pensaban hacer extensivo hasta que los dirigentes mencionados - y seis más- fueran restituidos en sus cargos. Alegaban falta de legalidad en su destitución.

Y contrario a lo que había pasado solo unos días antes. Ellos sí pararon la Liga.


El primer juego que se suspendió fue el Universidad de Guadalajara ante Tiburones Rojos que debió celebrarse en el Estadio Jalisco el 16 de mayo.

Por supuesto que no se jugó porque no hubo árbitros. pero eso solo se supo hasta que ambos clubes estaban en el campo y la afición instalada en las gradas. No hubo nunca un comunicado oficial sobre lo que ocurría.

Un par de días más tarde, la asamblea de la Primera División optó por suspender indefinidamente el campeonato ante la falta de acuerdo con los silbantes.

Sin embargo, todo terminó como inició, rápidamente. El 21 de mayo, los de negro levantaron el paro y reconocieron al nuevo Consejo Nacional.


Éste a su vez prometió la autonomía de los colegiados y aseguró que el arbitraje era la piedra angular del deporte.

Además se nombraron nuevos miembros de la Comisión de Arbitraje. Felipe Buergo, Raúl ‘Pipiolo´Estrada, Arturo Yamasaki y Rafael Valenzuela, entre ellos.

En aquellos días se calculó que las pérdidas económicas por cada fecha no jugada sería de alrededor de unos 10 millones de pesos, aunque finalmente sólo fue una.

Publicidad