null: nullpx
Opinión Deportes

Iván Kasanzew | Gustavo Matosas, el menos culpable

Lo que pasó es parte del negocio llamado fútbol donde todos quieren un pedazo del pastel.
30 Oct 2019 – 8:39 PM EDT

Gustavo Matosas es un técnico que le ha aportado mucho al fútbol mexicano y sobre todo como entrenador. Sin embargo, tras conocerse uno audio que compromete seriemente la imagen del charrúa, Matosas es visto como un ávaro, un villano y un corrupto, cosas de la que no estoy muy seguro.

Yo creo mucho en la transparencia y creo que si algo no tiene el balompié azteca es justamente eso, transparencia.

Si realmente Matosas pidió dinero a cambio del fichaje de un jugador es porque el sistema se lo permite, el club se lo permite y la Liga MX se lo permite. ¿Está bien? ¡Claro que no!

En Europa también pasan cosas muy similares y por el simple hecho de que no hay grabaciones no pasa nada.

Que los técnicos hagan dinero con el fichaje de jugadores no empezó y terminó con Matosas, pero esta práctica la hacen muchos entrenadores en México, Argentina, Brasil, así como en otros países del mundo y en muchos casos los clubes están al tanto de las tranzas de sus entrenadors. Sí, son cómplices.

De nuevo, si me preguntan si está bien hacerlo la respuesta es un rotundo no, nadie puede estar de acuerdo con un acto de corrupción, pero culpar exclusivamente a Matosas y dejar que todo siga igual es peor que el acto de pedir lana a cambio de un fichaje.

A Matosas alguien le quiso hacer daño y lo consiguió. Fue una vendetta personal. Su regreso al balompié mexicano no fue bien recibido y alguien decidió sacar a la luz un audio que estuvo guardado más de 5 años.

¿Por qué esperar tanto tiempo? ¿Con qué intención? Está claro que lo hizo para acelerar su salida del Atlético San Luis.

Si la Liga MX y las ligas del mundo abogaran por la transparencia este tipo de acciones serían reguladas y severamente castigadas. Desafortunadamente lo que pasó con Matosas (si se confirma) es parte 'importante' del negocio llamado fútbol donde todo el mundo quiere quedarse con un pedazo del pastel.


RELACIONADOS:Opinión Deportes

Más contenido de tu interés