null: nullpx

La llegada de Lopetegui cambia los planes de salida de Gareth Bale

El futbolista se encuentra de vacaciones en Florida jugando al golf, su gran pasión, a la espera de regresar a Madrid para conocer a su nuevo entrenador y hablar de su situación
16 Jun 2018 – 7:50 AM EDT

Si lo de Cristiano al final del partido en Kiev fue un pueril aspaviento extradeportivo, lo de Bale fue algo sincero y meditado. En el club blanco saben que el galés es una persona seria y honesta. No se anda con tonterías y si dijo una cosa, debe tomarse con atención.

El futbolista solo tiene una petición: jugar más. Algo que la directiva no le puede ofrecer, ya que depende de su rendimiento y de las decisiones técnicas. Esta temporada la BBC ha sido más un concepto del marketing que una realidad. El único fijo en el ataque es Cristiano Ronaldo. Benzema era el futbolista protegido por Zidane y Florentino, mientras que Bale siempre era el descarte cuando la delantera era de dos (casi siempre este año).

Bale lleva cinco temporadas en el Real Madrid. En su primer año apareció en 44 partidos. Su mejor registro de intervenciones fue en su segundo año con 48. Las dos últimas temporadas sólo ha disputado 27 y 39 encuentros respectivamente. Lo que pasa es que sus intervenciones como titular han decrecido considerablemente. Además, en el partido contra el PSG de la Champions de este año no jugó ni un minuto. Hay que decir también que las lesiones del delantero han sido constantes en los últimos tres años.

Lopetegui quiere a Bale pero, a la vez, tiene que hacer crecer a Asensio, futbolista muy del corte del galés. Algo que es perfectamente factible si Benzema pierde protagonismo en el ataque. Al menos eso es lo que busca su agente, Jonathan Barnett, quien en muchas ocasiones ha manifestado que el objetivo número uno de su representado es permanecer en el Real Madrid.

Barnett no es un agente deportivo al que le gusten los shows de verano. Es más, simplemente quieren estar en el mejor equipo del mundo en igualdad de condiciones competitivas. Algo que no sentían con Zidane. De hecho, la marcha del francés tiene mucho que ver con este asunto. Cuando el galo aludió en su despedida a los futbolistas estaba hablando de Bale.

En el Real Madrid están seguros de la permanencia de uno de sus mejores recursos. Es más, saben que el Manchester United no haría locuras y Bale tiene una cláusula de salida de 1,000 millones de euros. Por menos de 250 millones el Real ni eschuaría ofertas. Un dinero que los ingleses tienen pero no quieren gastar.


RELACIONADOS:FútbolReal MadridGareth Bale

Más contenido de tu interés