null: nullpx
FIFA

El Dorado: cuando la liga colombiana se 'pirateaba' las estrellas del United y del Madrid

En 1949 Colombia rompió con la FIFA, ahorrándose el pago de los pases internacionales para ofrecer salarios récord a cracks como Alfredo Di Stéfano.
24 Oct 2016 – 3:42 PM EDT

Los historiadores no logran ponerse de acuerdo sobre las causas del peculiar periodo conocido como ‘El Dorado’, en el cual equipos de Colombia como Millonarios de Bogotá o Independiente de Santa Fe se daban el lujo de importar piernas codiciadas por gigantes europeos como el Mánchester United y el Real Madrid. Sin embargo, aquella liga colombiana fue indiscutiblemente el gran antecesor de la Premier y de La Liga que seducen y maravillan al planeta entero hoy por hoy.

Cuando Cristiano Ronaldo fue presentado en junio de 2009 como futbolista merengue ante un abarrotado Santiago Bernabéu tras pagarse una ficha de más de 100 millones de euros, aquello fue visto como un momento sin igual en la historia del balompié. Lo cual es falso. El aterrizaje del delantero argentino Adolfo Pedernera en la capital colombiana procedente de Buenos Aires en 1949 sentó para siempre el precedente de una presentación estelar capaz de multiplicar el dinero ganado por taquilla cualquier día de partido normal.

Pedernera llegó a Millonarios para ser uno del ‘trío gaucho’ cuyos otros dos miembros eran Raúl Rossi y un tal Alfredo Di Stéfano. Según la historia no oficial del fútbol, Pedernera jugaba mejor que la ‘Saeta Rubia’ aunque éste cruzó el Atlántico en 1954 cuando la época del Dorado llegó a su fin. Lo que ocurrió después es historia oficial.


Básicamente, los clubes colombianos lograban estos rocambolescos fichajes porque pagaban mejores salarios que los clubes de otras ligas tradicionalmente más acaudaladas. Colombia pagaba con lingotes de oro mientras Europa seguía cubriendo el salario de sus jugadores con billetes de papel.

Dicha ventaja salarial fue causada por la ruptura de la División Mayor del Fútbol Colombiano con la FIFA, la cual llevó a la expulsión y suspensión de la liga colombiana del organismo rector del balompié mundial. Como consecuencia, los equipos de este país sudamericano quedaron libres del pago del pase internacional que hoy día se sigue pagando y, por lo tanto, podían entregar cheques en blanco, hacer ofertas imposibles de rechazar. Así fue que hasta el goleador inglés Charlie Mitten, leyenda del Mánchester United, cambió Old Trafford por El Campín.

“El bandido de Bogotá”, apodó la prensa inglesa a Mitten pues para él las 12 libras semanales que recibía jugando en Inglaterra en nada se comparaban con las 40 pagadas por el Independiente Santa Fe el año que pasó rompiendo redes en Colombia. En 1951, la liga colombiana comenzó a restablecer relaciones con la FIFA y, como el pase oficial de Mitten aún estaba en Mánchester, él acabó volviendo a su país rechazando al Real Madrid para jugar en el Fulham.

Con la firma del Pacto de Lima que reintegraba a Colombia a la FIFA, la ventaja salarial de la liga colombiana se terminó y con esto también acabó el Dorado. Sin embargo, los grandes clubes europeos tomaron nota de la lección: el futuro del fútbol estaba en mejorar los salarios para las grandes estrellas casi hasta el infinito.

La dorada presentación de CR7 en Madrid quizás sólo fue el equivalente moderno de la dorada presentación de Pedernera en Bogotá más de medio siglo atrás.

RELACIONADOS:FIFA

Más contenido de tu interés