El esfuerzo rindió frutos para Uriel Antuna