null: nullpx
Estados Unidos

Iván Kasanzew | Estados Unidos, más lejos de Catar 2022

Hay que ver cómo sigue la película de la era Berthalter que no garantiza un final feliz.
12 Sep 2019 – 12:41 PM EDT

Estados Unidos dio un papelón ante México el viernes pasado 7 de septiembre y eso todo el mundo lo sabe, hasta su técnico Gregg Berthalter, quien luego en conferencia de prensa prefirió decir cosas que no eran ciertas como que su equipo jugó mejor en Nueva Jersey que en la final de la Copa Oro disputada en Chicago donde Team USA perdió por la mínima diferencia ante su archival.

Estados Unidos quiere aprender a salir jugando desde el fondo, algo que 'suena lindo', pero que termina siendo utópico.

No se puede cambiar de estilo de juego de la noche a la mañana si no tienes a los jugadores capacitados y el tiempo para entrenar el nuevo sistema.

El discurso de Berthalter se puede agotar rápido si no consigue resultados positivos inmediatos en la próxima Nations League.

Cambiar y probar siempre es bueno, pero ante tu archival no es recomendable. Es más, no debe hacerse y sobre todo cuando tienes un equipo tan joven como el estadounidense y cuando tu máxima estrella, Christian Pulisic, no termina de afianzarse en el equipo de las Barras y las Estrellas.

Pulisic puede ser más técnico que el legendario Landon Donovan, pero tiene que demostrar que también tiene el hambre y el corazón que demostró el 'California Boy' durante su brillante carrera.

Luego llegó el partido frente a Uruguay en Saint Louis, partido que terminó igualado a uno y que se jugó con una intensidad mucho menor que ante México. Es decir, Uruguay no presionó y dejó que Estados Unidos pudiera salir con comodidad del fondo.

El equipo estadounidense mejoró, hubo un mayor volumen, se jugó en conjunto y, gracias a un inspirado Jordan Morris, el equipo sacó un resultado 'positivo'. Pero yo creo que el partido ante Uruguay fue mucho más 'amistoso' que el duelo ante el TRI.

En conclusión, las dudas sobran y el tiempo no ayuda. Habrá que esperar y ver cómo sigue la película de la era Berthalter que, hasta el momento, no garantiza un final feliz.


Más contenido de tu interés