null: nullpx
Perú

Perú, de la generación perdida a la esperanza

LA desaparición de la plantilla del Alinza de Lima en 1987 dejó un hueco en el crecimiento del fútbol peruano que hoy àrece estar superado.
17 Jun 2016 – 12:52 PM EDT

El fútbol de Perú en la década de los 70´s era uno de los más estéticos del mundo. La calidad de jugadores como Oblitas, Sotil, Teófilo Cubillas, Chumpitaz o Percy Rojas, por solo mencionar a unos pocos, maravillaba a los espectadores. Fue el primer campeón de la nueva era de la Copa América que se inició en 1975 luego de una pausa de 8 años.

Esa generación quedó luego marcada por la sospechosa goleada recibida ante Argentina en el Mundial de 1978. Todo un país esperaba que la historia les diera la oportunidad de resarcirse y recuperar el prestigio perdido.

En la segunda mitad de la década de los 80´s parecía que una nueva camada de jugadores tenía las condiciones para recuperar aquel fútbol que alrededor de 10 años antes tanto gustaba. . Eran conocidos como ‘Los Potrillos’ por la juventud y el brío de sus jugadores. Se trataba de los jugadores del Alianza de Lima. En el torneo de 1987 marchaban de primeros en la clasificación y su juego entusiasmaba.

El 7 de diciembre de ese año jugaron y ganaron otro partido en Pucallpa, en el Amazonas peruano. De regreso a casa el avión en el que viajaban se estrelló en las aguas del océano Pacífico durante la maniobra de aterrizaje en el aeropuerto Jorge Chávez de la capital peruana. Solo el piloto del ‘Fokker F-27’ de la Marina de Guerra de Perú sobrevivió al accidente.

Aparentemente, el piloto Edilberto Villa pensaba que el avión tenía problemas con el tren de aterrizaje, por lo que dio algunas vueltas de sobrevuelo sobre el aeropuerto para pedir confirmación visual de la torre de control. En el último giro perdió el control y la aeronave se precipitó al agua.

Alianza de Lima terminó el campeonato con jugadores del equipo juvenil y algunos jugadores que le prestó el Colo Colo de Chile en un gesto de solidaridad digno de ser recordado. Todos ellos se unieron a Juan Reynoso, el único miembro de la plantilla que no había viajado porque estaba lesionado. Sin embargo no pudo retener la cima de la clasificación.

Juan Reynoso dejó muestras del talento que reunía esa generación de Alianza de Lima con una carrera que lo llevó al Sabadell de España y al Cruz Azul de México, donde ganó una Copa, una Liga y dos Copas Concacaf.

En el recuerdo quedaron jugadores como Luis Antonio Escobar, cuyo apodo ‘El Potrillo’ se trasladó al equipo entero, y que con apenas 18 años ya comenzaba a ser estrella en la selección mayor, o José Luis Ganoza, el más veterano de todos, con 33 años, quien había compartido vestuario con los grandes de la década anterior y era el portero del equipo. Ganoza era además tío de Paolo Guerrero, actual figura del Perú que busca hoy batir a Colombia.

Desde entonces Perú ha esperado por una generación que reviva laureles y aquel juego de ensueño de los 70´s. La segunda década del Siglo XXI parece estar devolviéndole las ilusiones.

Dos terceros lugares en las dos últimas Copas América y la posibilidad de repetir si le ganan a Colombia, hacen creer en una mejoría definitiva, a pesar de que no cuentan para este torneo con algunos jugadores importantes y de que su desempeño en las eliminatorias para el Mindial 2018 no h sido tan bueno como se esperaba.


Más contenido de tu interés