null: nullpx
Cervezas

La Copa Centenario en cervezas: cada país con su espumosa representante (Parte II)

Así como el juego amerita un campeonato como éste, las características particulares de las cervezas producidas en los países americanos bien merece una justa de tarros. Aquí la segunda parte de este recuento de las más representativas.
9 Jun 2016 – 1:33 PM EDT

Casi todos los 16 países que participan en la Copa América Centenario son excepcionales productores de espumosas. Así como sus diversos estilos en la cancha ameritan un campeonato como éste, las características particulares y sorprendentes de las bebidas producidas en cada uno de los países americanos bien merece una justa de tarros. He aquí la segunda parte de algunas de las mejores cervezas de nuestro continente, maridaje perfecto para la Copa Centenario.

México

El vecino del sur tiene cervezas industriales de tradición probada (como la Corona o la Tecate), así como una plétora de marcas artesanales que incluso han dejado de serlo (como Tempus, por ejemplo). Sin embargo, las etiquetas que destacaron en la última Copa América de las Cervezas son prácticamente desconocidas. Está Perro de Agua, que es una American IPA, está Chaneque, una American Stout, y está Loba Alfa, que es la más extraña de todas. Es una India Pale Lager, una categoría rara que combina el amargor potente de una IPA con la frescura y claridad de una lager. El resultado es una cerveza que sólo puede llamarse Speciality Beer, que combina no sólo dos tipos de cerveza, sino sabores frutales y espuma persistente: uno de esos portentos con los que a veces México nos sorprende (igual que en el fútbol).



Panamá

La cerveza Chivo Perro, la panameña mejor calificada en la Copa América de la cerveza, es una bebida singular: ganó como American IPA, aunque su baja carbonatación la hace parecer una IPA británica. Pero es que todo en esta cerveza es un poco extraño: tiene un amargor de cerveza de carácter, pero no demasiado; tiene tonos frutales, pero discretos. Se antoja una cerveza para iniciarse en el mundo de las catas, pero también para los más conocedores. Una bebida que puede disfrutarse como un buen partido de fútbol, igual que los que Panamá suele ofrecer últimamente.



Paraguay

Los paraguayos tienen una tradición futbolística que muchas veces ha rozado la gloria. Por diversos motivos (desde porteros hasta miembros de la porra), Paraguay es un país que siempre destaca en los mundiales. Y en las cervezas del continente, tiene al menos un representante muy digno. Se llama Baviera, y su nombre es medianamente engañoso, puesto que no se trata de una típica cerveza alemana, pesada y fuerte, sino de algo más bien belga u holandés: es una cerveza clara, ligera, amarga, refrescante, que se deja beber con facilidad y que sin ningún problema podría acompañar cualquier evento o comida.

Perú

El nombre de Pachacutec Imperial Ale viene de uno de los más aguerridos emperadores incas, al cual hace honor la bebida: una cerveza oscura, con tonos de chocolate y ciruela pasa, de espuma turgente y amarillenta, con nada menos que 10 grados de alcohol. Se trata de una bebida con una potencia como ninguna otra cerveza peruana, que es más o menos el carácter que la selección peruana de fútbol parece querer demostrar en esta Copa América.



Uruguay

Los charrúas no tienen una gran tradición de cerveza artesanal o local, pero sí tienen un puñado de buenas cerveceras industriales que siempre es refrescante tener a la mano. La mejor de todas ellas es Patricia, que destaca porque es una de las pocas en el mundo que se fabrican con agua mineral de manantial. Tiene cuatro variedades, todas ellas bastante respetables, y aunque no es una cerveza sorprendente, es un sabor sin pretensiones, certero como el fútbol que muchas veces los uruguayos despliegan en la cancha.



Estados Unidos

Es difícil hablar de una sola cerveza estadounidense, puesto que, en primera, es el país anfitrión (y al que invita no se le juzga) y, segundo, porque Estados Unidos produce algunas de las mejores cervezas locales del mundo. Sin embargo, para esta Copa se antoja una Wisconsin Belgian Red, de la cervecería New Glarus. Esta bebida es interesante porque es el punto medio entre una cerveza y un vino: tiene intensa presencia de malta belga y trigo de Wisconsin, pero también de las cerezas que se le agregan para darle su sabor único. Cierto, no es la bebida que uno escogería típicamente para ver un partido de fútbol, pero si el equipo nacional de Estados Unidos sorprende siempre, ¿por qué no sus cervezas?



Venezuela

Hay dos cervezas representativas en Venezuela: Polar y Regional. Sin embargo, hoy vamos a elegir el sabor clásico de la Polar por tres razones: primero, porque es prácticamente un símbolo nacional, que va muy bien con el espíritu del equipo venezolano en esta justa. Segundo, por su presentación chiquita, que la volvió famosa hace tantos años, y que hoy sigue siendo perfecta para destapar una tras otra sin culpa. Tercera: para celebrar que recientemente se concretó el préstamo que le permitirá a esta cervecería continuar con su producción por lo menos hasta finalizar este año.



Además ve:

Publicidad