null: nullpx
México | Amistosos | 2016

Esa piedra, llamada Panamá, en el camino y destino del Tri

Desde ese primer empate contra el Tri de La Volpe hasta el escándalo de Mark Geiger, ésta la historia cada vez más caliente de los México-Panamá.
11 Oct 2016 – 9:53 PM EDT

Una tremenda chilena de Luis Tejada que hizo inútil el vuelo de Oswaldo Sánchez encajó la primera espina de los cada vez más espinosos duelos entre México y Panamá. A pesar de obtener la calificación anticipadamente, el entonces técnico del Tri, Ricardo Antonio La Volpe, recibió críticas durísimas por haber cometido el mortal pecado de empatar en Centroamérica.

Un penal fallado por Javier Hernández ante Jaime Penedo en el Azteca en 2013 marcó también el divorcio de 'Chicharito' con un sector de la afición mexicana que aún no practica el culto a Chichadiós. Al débil cobro del artillero del Bayer Leverkusen siguió un tanto del mismo Tejada que empataba el cotejo y ponía a México fuera de Brasil 2014: Penedo se hincaba y persignaba en señal de agradecimiento a un costado de su portería.

Pero una tremenda chilena de Raúl Alonso Jiménez que hizo inútil su vuelo y revivió al conjunto azteca encajó otra espina de desazón en los México-Panamá. La historia de aquel hexagonal quedaría marcada por el estadounidense Graham Zusi, quien le dio a México el boleto al repechaje mundialista. Y dejó asimismo a los gemelos Jorge y Julio César Dely Valdés con el gesto lleno de impotencia y frustración.

Los choques por Copa Oro merecen párrafos aparte. Habiendo jugado con la nómina europea la Copa Confederaciones de 2013, José Manuel ‘Chepo’ de la Torre usó a una selección local para la Copa Oro de ese año. Los panameños le duplicaron la dosis al Tri: 2-1 en fase de grupos en el Rose Bowl y 2-1 en las semifinales en el nuevo estadio de los Vaqueros de Dallas. La cabeza del ‘Chepo’ era pedida a gritos desde México tras semejante humillación y acabó rodando pocos meses después.

Luego vino la del 2015. La de la semifinal en Atlanta cuya credibilidad fue robada por el arbitraje de Mark Geiger. Insatisfecho con expulsar a Tejada por una falta imaginaria sobre el ‘Maza’ Rodríguez en la disputa de un balón por arriba, el silbante estadounidense fabricó la intencionalidad de una mano de Román Torres dentro del área de Penedo. Coléricos, los centroamericanos entraron a los tiempos extras donde México dio la vuelta con otro penal dudoso ante un rival reducido a nueve hombres.

“Yo estoy entrenando desde el año 87 y nunca me había pasado esto: en algún momento del partido pensé en retirarme del fútbol”, dijo Hernán Darío Gómez en la rueda de prensa posterior a esos adulterados 120 minutos.

El ‘Bolillo’ tampoco se mordió la lengua con un amistoso que se jugará a días de un nuevo eliminatorio oficial entre México y Panamá rumbo a Rusia 2018: “al final, nadie quería este partido, pero no se podía cancelar”.

Hablando francamente, los México-Panamá, desde aquella primera chilena de Tejada hasta aquella otra de Jiménez pasando por la sombra de Geiger, son partidos difíciles de querer: disputados, espinosos, competidos, a muerte. El amistoso del Toyota Park en Chicago será antesala de la lucha de luchas del próximo hexagonal.


RELACIONADOS:México | Amistosos | 2016Giovani dos Santos
Publicidad