null: nullpx
New England Patriots

La cara oscura del ciclo Brady: de la 'Tuck rule' al pase incompleto que fue completo

Previo a sus dos citas en el Super Bowl ante los Rams, con 17 años de diferencia, hubo polémicas arbitrales para los New England Patriots.
21 Ene 2019 – 11:45 PM EST

El pase de los New England Patriots al Super Bowl LIII tiene un simbolismo enorme para Tom Brady, pues en su novena aparición enfrentará a la misma franquicia que en la primera, los Rams.

Pero también porque ambos títulos de la AFC, con 17 años de diferencia, llegaron con dos jugadas polémicas relativas al arbitraje a su favor que son armas para los detractores del equipo más dominante del siglo.

En la Ronda Divisional de 2002, los Patriots enfrentaron a los Oakland Raiders en Foxborough. El esquinero Charles Woodson capturó a Brady, quien soltó el balón, que fue recuperado por el linebacker Greg Biekert, en una jugada que habría asegurado el triunfo de los visitantes para ir a la Final de la AFC. Sin embargo, aunque fue evidente que el quarteback detuvo el movimiento del pase y trató de guardar el balón en su cuerpo, se marcó pase incompleto y no balón suelto.

Esa ofensiva terminó en un gol de campo de Adam Vinatieri que mandó el partido a tiempo extra con marcador de 13-13. En la prórroga, New England se impuso 16-13. La siguiente semana derrotaron a los Pittsburgh Steelers en la Final de la AFC y tres semanas después a los St. Louis Rams en el Super Bowl.

En esta Final de Conferencia, hubo otra llamada controversial de los oficiales que favoreció a los Patriots y derivó en puntos: en tercera oportunidad y ocho por avanzar, Chris Hogan se quedó con un pase de Brady a una mano, se marcó completo, pero en las repeticiones no se notó que tuviera absoluta posesión del ovoide antes de que tocara el césped. Los árbitros mantuvieron la decisión y jugadas después, los Patriots se pusieron 24-21 al frente en el marcador.

El pase incompleto habría comprometido esa serie ofensiva con una cuarta oportunidad y ocho yardas por avanzar, con 6:20 por jugar.

Es imposible saber si decisiones contrarias en ambas jugadas habrían provocado un resultado diferente en el marcador final, al final, lo único de lo que podemos estar seguros es que 17 años después, los Patriots son la dinastía más grande que ha visto la NFL.


RELACIONADOS:New England Patriots

Más contenido de tu interés