null: nullpx

La magnífica consecuencia del Parkinson en Muhammad Ali

Sólo el más grande podría convertir una enfermedad en un gran acto de amor por la humanidad.
11 Abr 2020 – 10:59 AM EDT
Reacciona
Comparte
1/12
Comparte
El 17 de enero de 1942, en Louisville, Kentucky, nació Cassius Marcellus Clay Jr. Su primer gran logro fue en los JJOO de 1960 al conseguir la medalla de oro. Cuatro años más tarde se proclamó campeón de los pesos pesados como profesional y, eventualmente, se convertiría en el mejor boxeador de todos los tiempos. Crédito: Dieter Endlicher/AP
2/12
Comparte
Tras derrotar a Sonny Liston por los títulos de la AMB, NYSAC y CMB, anunció que cambiaría su nombre por ‘Cassius X’ (inspirado en Malcom X) y días después lo volvió a cambiar por ‘Muhammad Ali’, nombre conferido por el líder de la Nación del Islam de aquellos años. Crédito: AP
3/12
Comparte
El récord profesional del presumido, carismático y mítico boxeador, se resume en 56 victorias (37 por nocaut) y cinco derrotas. Sus combates más recordados fueron ante Joe Frazier y George Foreman. Pero los mejores momentos de Muhhamed no se limitaron a los cuadriláteros. Crédito: AP
4/12
Comparte
Ali, quien fuera víctima del racismo en numerosas ocasiones a lo largo de su vida, no se incorporó al ejército estadounidense para el conflicto bélico de Vietnam en 1967. Decisión que lo despojó de su licencia para boxear tres años. Crédito: ED KOLENOVSKY/AP
5/12
Comparte
“Dispararles, ¿por qué? Nunca me llamaron negro, nunca me lincharon, no me atacaron sus perros, no me robaron mi nacionalidad, no violaron ni mataron a mis padres. ¿Cómo puedo disparar a esa pobre gente? Simplemente llévenme a la cárcel”, declaró. Crédito: Charles Harrity/AP
6/12
Comparte
Siempre aprovechó su influencia mediática para defender a las minorías; en particular a los conflictos raciales en el mundo. Sus conceptos fueron tan potentes como sus puños. Arremetió contra la política y la esclavitud. Tuvo encuentros con los líderes Fidel Castro y Nelson Mandela, por quienes sentía una profunda admiración. Crédito: Lois Raimondo/ASSOCIATED PRESS
7/12
Comparte
El que ‘flotaba como mariposa y picaba como abeja’ fue diagnosticado con Parkinson a los 42 años, poco después de su último combate. La enfermedad neurodegenerativa, también llamada parálisis agitante, se caracteriza por aumento en el tono muscular, temblor y pérdida del control de la postura. Crédito: MARIO CABRERA/AP
8/12
Comparte
Encendió el pebetero de los JJOO de Atlanta 1996 y el avance de la enfermedad era evidente. El mal de Parkinson lo aquejaría durante tres décadas. Durante ese tiempo, Muhammad se dedicó a crear conciencia sobre la enfermedad que, para ese tiempo, no era tan conocida. Crédito: MICHAEL PROBST/AP
9/12
Comparte
Uno de los actos más grandes de amor que Ali tuviera por la humanidad, sucedió en 1997. Junto con el filántropo Jimmy Walker y el médico Abraham Liberman, fundaron el Muhammad Ali Parkinson Center. Crédito: Ross Franklin/ASSOCIATED PRESS
10/12
Comparte
La fundación con sede en Arizona no hace distinciones étnicas ni raciales para atender. De hecho, existen programas integrales de servicios en español, dada la comunidad hispana que radica en Estados Unidos. La condición socioeconómica tampoco es una limitante para atender a los pacientes. Crédito: Ross Franklin/AP
11/12
Comparte
Aunque no se conoce con exactitud cuál es el factor determinante para desarrollar la enfermedad, los médicos opinan que la combinación entre genética y factores ambientales puede derivar en el mal de Parkinson. Incluso, algunos afirman que los golpes que recibió Ali a lo largo de carrera no causaron la enfermedad. Crédito: Beatriz Costa-Lima/AP
12/12
Comparte
Aun no hay cura para el Parkinson, sólo medicamentos que ayudan a mitigar los malestares y así prolongar el tiempo de vida del paciente. Si bien ‘El campeón del pueblo’ falleció al tercer día de junio de 2016, su legado es inmortal. Crédito: John Rooney/ASSOCIATED PRESS
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Muhammad AliBoxeo
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés